Errores comunes en la Inversión

Muchas veces el inversor novato inicia su andadura con gran ilusión, pero acaba cometiendo algunos errores que convierten esta actividad en algo realmente desagradable, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos de estos fallos pueden acarrearnos la pérdida de todo nuestro capital. Es necesario, por tanto, cuando nos iniciamos en este difícil mundo de la inversión y el trading partir con una serie de lecciones aprendidas que pueden llegar a evitarnos, bastantes quebraderos de cabeza.

Uno de los objetivos de TODOS A LA BOLSA es precisamente poner a disposición de sus lectores algunas herramientas, por sencillas que sean, que procuren cierta ayuda en el momento de nuestra entrada en la Bolsa. Por eso hoy queremos hablarles de estos errores frecuentes que comete el Newbie cuando decide iniciarse. Veamos los errores más comunes.

Principales Errores.

Primero: A veces la excesiva ilusión por comenzar o el afán por obtener beneficios (cosa que comentaremos líneas más abajo) nos lleva a emplear todo aquel dinero que somos capaces de reunir, sin tener en cuenta el hecho sencillo de si lo vamos a necesitar o no. “Cuanto más pongamos en la operación más ganaremos” pensamos. Y con esta mala decisión pueden comenzar nuestros dolores de cabeza. Sólo se debe emplear el capital realmente disponible y que con toda seguridad sabemos que no vamos a necesitar en un periodo amplio de tiempo. Incluso en años.

Segundo: En otras ocasiones, nuestra ignorancia o el mero hecho de estar mal aconsejados nos hacen invertir todo el capital que tenemos en un mismo valor o en un único producto financiero. Este es el segundo error más común según las estadísticas, en aquellos que inician por primera vez una inversión o comienzan su experiencia en el  trading. Pudimos verlo en nuestro anterior artículo “Consejos para no fracasar en la Bolsa” en donde se presentaban algunas valoraciones útiles para el inversor poco avezado.

Tercero: “Es una inversión segura” es la frase que mató al inversor. El novato piensa que no puede fallar y que además cuenta con la suerte. Y esto le lleva a no valorar el riesgo. No le da la importancia real que tiene a lo que está haciendo: jugar con su dinero. No valora el riesgo o no lo valora correctamente, infravalorándolo en la mayoría de los casos. Tristemente esta lección se suele aprender cuando ya se ha perdido mucho dinero.

Cuarto: Fiarse de recomendaciones poco cualificadas. Este es un error que desgraciadamente comentemos a menudo. A veces, los medios de comunicación, los gurús de la Bolsa o simplemente el vecino entendido, nos recomiendan comprar tal o cual valor y así lo hacemos, sin tener en cuenta los principios más básicos de la inversión, que no repetiremos en esta sede, por haberlos ya mencionado en el Blog en distintos artículos. Nos fiamos del primero que llega, lo haga a través de la radio, la prensa escrita o un foro de internet. Craso error. Y es que es muy difícil saber interpretar la Bola de Cristal y el mercado (que John Murphy me perdone) la mayoría de las veces es impredecible.

Quinto: Pensar que podemos vivir de nuestras inversiones y por tanto fijarnos objetivos irrealizables la mayoría de las veces. “Estos tres mil euros los convertiré en treinta mil al final del mes” y de esta forma, poco a poco, vamos haciendo de nuestra actividad inversora una copia bursátil del conocido (y nunca suficientemente valorado en Bolsa) cuento de la lechera. Es cierto que hay operadores profesionales que si viven de sus inversiones y del trading (la mayoría de las veces complementándolas con otras actividades) pero esto no quiere decir que nosotros, novatos cargados de ilusión, estemos preparados para poder emular carreras que han costado toda una vida llevar a cabo.

Otros Errores Importantes.

Sexto: Comprar valores (generalmente al contado) cuando están en máximos. “Está subiendo como la espuma” dicen algunos y se lanzan a comprar, sin tener en cuenta la situación real y el momento del valor, lo que les lleva a desesperarse cuando este acaba retrocediendo y complementando el primer error con otros, como promediar a la baja o vender en soportes justo antes del deseado rebote.

Séptimo: Entrar al mercado sin una estrategia definida, simplemente cuando hemos juntado el capital para hacerlo, sin tener en cuenta si el momento es el adecuado, sin realizar siquiera un estudio técnico mínimo del valor, sin comprobar sus fundamentales, etcétera. Es el “aquí te pillo, aquí te mato” del inversor novel. Tengo el dinero, ergo lo invierto. “Hoy me paso por el banco” simplemente porque me viene bien. Y esto que les comento es la cruda realidad. Y es que la ignorancia nos lleva, las más de las veces, al fracaso…

Octavo: Otro lugar común es entrar en valores o productos financieros que no casan bien con nuestro perfil de inversor. Esto le ocurrió a mucha gente (voluntaria o involuntariamente) con las famosas preferentes. Pero también con las perpetuas o con los bonos convertibles, o con no sé cual producto financiero que como tenía dos páginas llenas de condiciones generales con letra muy pequeña ni me molesté en leer. Así hay inversores cuya primera experiencia en el mundo de la Bolsa es con un “chicharro” o con un derivado del que desconocen su técnica de funcionamiento o los riesgos naturales que conlleva su propia operativa.

Noveno: Empezar con productos y mercados apalancados porque nuestro capital es pequeño y con ese tipo de operativa se nos permite trabajar con capitales mucho más elevados. Ingreso mil euros pero en realidad es como si operase con cien mil. Pues bien, debemos huir de este tipo de productos, mientras no dominemos correctamente su operativa sobre el papel, con dinero ficticio. Es lo que se llama “Paper Trading”. Así en los futuros o en el mercado FOREX.

Décimo: No tener en cuenta nuestras emociones es el último gran error que solemos cometer con gran frecuencia. Las emociones nos manejan en muchas de las ocasiones, por eso es necesario conocerlas y poder dominarlas. Si esto no se consigue estaremos abocados al fracaso. Y entre estas emociones tenemos el miedo, la codicia y la esperanza. Y sobre estas pivotarán gran parte de nuestras decisiones; a veces venderemos por miedo a una bajada inminente del valor y perderemos un gran recorrido de ganancias por no haber aguantado la posición, otras entraremos en valores muertos por codicia o nos negaremos a salir de ellos en la intención de querer ganar más y más y más, sin tener en cuenta el viejo aforismo bursátil “el último dólar que se lo lleve otro”. Y finalmente la esperanza nos tendrá a su merced obligándonos a promediar a la baja en la espera de tiempos mejores que nunca suelen llegar o nos hará confiar en una posición perdedora que nunca acabaremos de cerrar para conseguir así cortar las pérdidas.

En definitiva, la prudencia y el sentido común deben ser nuestros aliados y estos, junto con el estudio y la valoración sosegada de nuestra actividad, nos ayudarán a realizar operaciones exitosas escapando de las decisiones tomadas ex abrupto y confiando más en nuestro conocimiento y técnica que en la suerte cambiante, que no siempre puede estar de nuestro lado.

Y recordar, claro está, que el hombre desgraciadamente, es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Errores comunes en la Inversión
Nombre del Articulo
Errores comunes en la Inversión
Descripción
Una visión sobre los diez principales errores que se cometen a la hora de invertir.
Autor
Organización
TB
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

error: El contenido está protegido por Copyright.