Garantias

Siguiendo con la serie de artículos sobre Futuros Financieros, hoy lo hacemos hablando sobre las Garantías. Muchos me preguntan sobre ellas. Pues bien, las mismas consisten en la realización de un depósito, que es obviamente obligatorio, con objeto de poder compensar las posibles pérdidas que tengamos. Pero no solo esto, además con las mismas aseguramos que la operación finalmente se pueda llevar a cabo, con lo que es una medida protectora.

Nos protege a nosotros del incumpliendo de la otra parte y a “sensu contrario”, protege a la otra parte de nuestro propio incumplimiento. Y desde luego protege al mercado. Todo esto parece lógico si tenemos en cuenta que en este tipo de contratos no hacemos frente a la inversión total que representa el activo subyacente sino solo a una parte (pequeña) de la misma y que además, como ya debemos saber estamos retrasando la ejecución real de la operación (operación en diferido).

Estas garantías se cobran en principio por el Bróker con el que operamos normalmente, el cual puede exigir que las mismas sean superiores a las determinadas como oficiales para ese mercado concreto si así lo consideran necesario, aunque hay que decir que normalmente las garantías que exigen para las operaciones en intradía suelen ser menores que las oficiales. Por ello siempre es oportuno negociar este tipo de garantías y desde luego las comisiones con el agente con el que trabajamos. En la medida de lo posible, claro está, que básicamente depende del número y volumen de las operaciones intradia que realicemos.

Las garantías se depositan diariamente en MEFF (me sigo refiriendo a los futuros sobre el Ibex 35 y el Mini Ibex) es decir en el propio mercado donde se negocian los futuros y poseen una característica que los principiantes desconocen en este tipo de operaciones y es que las garantías depositadas se remuneran (tanto en la posición compradora como en la vendedora) a un tipo de interés similar al interbancario, siendo realizado el pago de estos intereses (y esto es lo mejor) de forma diaria.

Este es el sistema “normal” de trabajo para mí. Deposito mis garantías (o mejor dicho las descuentan automáticamente de mi cuenta en relación con los contratos abiertos) diariamente desde mi cuenta corriente. Pero hay otra fórmula que consiste en entregar como garantía (aunque yo nunca lo he hecho de esta forma) activos por valor del dinero correspondiente a la operación en cuestión. Podría entregarse por tanto acciones cotizadas en bolsa o incluso utilizar deuda pública del estado, todo ello con la única obligación de que sea en cantidad suficiente como para poder cubrir la garantía en cuestión. El sistema me parece más complicado que el que yo utilizo y además conlleva la necesidad de hacer frente al pago de una comisión por el hecho de depositar las acciones, con lo cual resulta también más caro.

Las garantías se calculan diariamente y para los contratos de futuro en el Ibex 35 oscilan alrededor de los 9.000-10.000 euros dependiendo de distintos factores. Los del Mini en torno a los 900-1.000 euros. En cuanto a los futuros sobre acciones españolas también suelen oscilar dependiendo de las distintas situaciones que se produzcan. Así deberá tenerse en cuenta la volatilidad del activo (no es lo mismo una empresa que en el último mes ha variado su cotizaciones en un 5% que otra que lo ha hecho en un 20% tanto al alza como a la baja) pero lo normal es que se exijan garantías en torno a un 15% del importe nominal de la operación. Lo podemos ver mejor en el siguiente ejemplo: Compramos un contrato de futuro sobre la empresa SNC a 19,10 euros, con lo que el importe nominal de la operación ascenderá a 1.910 euros (19,10 x 100) por lo que deberemos depositar (nos descontaran de nuestra cuenta) un total de 286,5 euros, situación idéntica, por cierto, a la que deberá afrontar el vendedor al otro extremo del contrato (que deberá depositar también sus correspondientes 286,5 euros).

Debemos tener en cuenta que este tipo de operaciones (el depósito de las garantías) se calcula diariamente en relación a los movimientos del mercado, así si seguimos con nuestro ejemplo y con el contrato sobre SNC comprado podemos al día siguiente encontrarnos con dos posibles situaciones:

a.- El futuro cierra a 19,30 euros, es decir sube 20 céntimos. Pues bien la liquidación de las garantías quedaría como sigue, nuevo valor nominal de la operación, 1.930 euros, luego las nuevas garantías ascenderían a 289,5 euros, con lo que deberíamos depositar 3 euros adicionales (289,5 – 286,5).

b.- El futuro cierra a 18,90 euros, es decir baja 20 céntimos. La liquidación se haría a la inversa por tanto nos reintegrarían de la garantía 3 euros (286,5 – 283.5).

Esta operación se iría realizando cada día que dejásemos nuestro contrato de SNC abierto.

En próximas entregas iremos completando el monográfico sobre los Futuros Financieros.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Garantías
Nombre del Articulo
Garantías
Descripción
Las Garantías en los Futuros Financieros.
Autor
Organización
TB
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

Un comentario sobre “Garantias

Comentarios cerrados.

error: El contenido está protegido por Copyright.