John Templeton

A veces nos preguntamos cómo han podido conseguirlo. Son historias reales que en algunos casos parecen directamente sacadas de la filmografía de Hollywood, con la particularidad de que muchas de ellas siguen sucediendo al momento de escribir estas líneas. Algunos han querido imitarles pero pocos son los que han llegado a conseguir los mismos resultados; en unos casos la riqueza y en otros la admiración del resto de sus colegas. Pertenecen al club financiero más selecto del mundo. Un club cerrado donde las cifras que se manejan marean a la mayoría de los mortales…

Hace poco tiempo les presentábamos algunas consideraciones sobre Warren Buffett  y en esta ocasión queremos dar unas pinceladas sobre otro personaje del mundo de la inversión: John Templeton. Hoy nos centraremos en esta figura, pero en otros artículos repasaremos otras carreras destacadas en el mundo de los mercados y la inversión, tan importantes como las llevadas a cabo por André Kostolany, Benjamín Graham, Peter Lynch o Larry Williams entre otros muchos, intentando mostrarles aunque sea con unos simples apuntes las líneas maestras de su actividad en la Bolsa.

Continuamos lo ya iniciado en la figura de Warren Buffett, con John Templeton.

Nació en 1.912 en los Estados Unidos, en el estado de Tenesse, aunque acabó su vida nacionalizado británico. Tuvo la suerte de poder formarse en la prestigiosa Universidad de Yale y desarrolló una carrera portentosa desde los años treinta en Wall Street, poniendo siempre en práctica el viejo dicho “comprar barato, vender caro”.

Sus primeros grandes logros los consigue a partir de la segunda Guerra Mundial donde obtuvo enormes beneficios. Conocedor de la cultura japonesa, sería años más tarde uno de los primeros inversores en apostar por Japón. Filántropo reconocido y desde luego multimillonario, puso en el mercado en 1.954 el Templeton Growth Fund, siendo uno de los pioneros en trabajar con este tipo de productos.

La revista “Money” lo denominó como el mejor seleccionador de acciones del siglo XX, fundamentando su estrategia en la globalización y la diversificación. En 1.992 puso a la venta Templeton Funds consiguiendo la cifra récord, en aquellos momentos, de 440 millones de dólares. Hombre de profundas convicciones espirituales fundó en 1.971 el Premio Templeton, en la intención de crear una especie de Nobel de la Religión, cuya primera galardonada fue la Madre Teresa de Calcuta.

Falleció en el 2.008 siendo un reconocido mecenas.

Por cierto, fue investido Caballero del Imperio Británico por Isabel II.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA 

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

Un comentario sobre “John Templeton

Comentarios cerrados.

error: El contenido está protegido por Copyright.