Números Redondos

Los Peligros de los Números Redondos

Hace ya bastantes años pude leer por primera vez acerca de los “Números Redondos” en la genial obra de John Murphy, “Análisis Técnico de los Mercados Financieros”. La verdad es que en esa primera lectura no le di mucha importancia al tema y que fue más tarde cuando la realidad de la practica me hizo comprender la necesidad de tener en cuenta esta sencilla teoría en el trabajo diario tanto con derivados como con el contado.

Básicamente consiste en entender el hecho de que los números redondos (10, 20, 30, 35, 45, 50, etc. y muy especialmente los acabados en “0”) tienden a detener o frenar las subidas o bajadas de las cotizaciones. La clave está en conocer que la gran mayoría de los Operadores de Bolsa suelen pensar a la hora de establecer sus órdenes de compra o venta, en las series de estos números, así el 50 el 100, 500 o 1000 por poner algún ejemplo. Quiere esto decir que cuando alguien se plantea entrar en el mercado suele esperar a que el mismo se posicione en un determinado precio, precio que dicho Operador es el que ha considerado, por los motivos que sea, suficientemente atractivo como para tomar una determinada posición sobre él.

El día a día nos demuestra como el Operador decide entrar en una posición concreta si esta alcanza un número redondo. Así, se envía una orden de compra “para cuando la acción X cotice a 10 euros” o para cuando “la acción Y se ponga a 25 euros”. Pero, por lo general, se tiende a rechazar los números que no son redondos, de esta forma psicológicamente se prefiere el 15, al 16 o al 17, o siguiendo con el ejemplo, el 25, al 24 o al 23.

Se crean, por tanto, lo que Murphy denomina “Niveles psicológicos de apoyo o resistencia”. Niveles, que por cierto, funcionan muy bien. Es conocido el “atasco” que suelen producir los múltiplos de 1000 en el industrial Dow Jones.

Y para qué sirve todo esto? La verdad es que este principio (tan poco conocido por los Operadores no profesionales) tiene varias e importantes aplicaciones e implicaciones, siendo la más importante de todas ellas, el hecho de que el conocimiento del mismo nos hará evitar enviar órdenes de contratación justo en estos precisos números redondos.

Por tanto, debemos evitar posicionarnos justo en estos números redondos, eligiendo siempre que ello sea posible, los números que conforman sus cercanías. De esta forma, si en una tendencia ascendente, intentamos comprar aprovechando un natural (y corto en cuanto a su duración) recorte del mercado, lo lógico (y lo que debemos hacer desde luego) será operar con órdenes limitadas a un precio, justo por encima siempre de un número redondo significativo. Dado que es previsible que existan otros muchos Operadores intentando comprar precisamente sobre ese número redondo es muy probable que nuestro hipotético mercado del ejemplo nunca lo alcance, por motivos obvios. En sentido contrario, los Operadores que deseen deshacerse de sus posiciones deberán vender justo por debajo de números redondos.

Se hace necesario, como estamos viendo, escapar siempre en la medida de lo posible de estos números redondos dada la especial atracción que los Operadores sienten por ellos. De esta manera (tomemos nota) los famosos Stop Loss para posiciones largas deberán ser fijados por debajo de estos números redondos y con las cortas operaremos justo al contrario, es decir por encima de los mismos.

Seguro que si tiene este principio en cuenta y lo respeta, podrá observar muy a menudo en sus resultados positivos su cumplimiento. Escape, por tanto, y siempre de forma razonable, de los números redondos. Su salud lo agradecerá. Sus finanzas, desde luego.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

error: El contenido está protegido por Copyright.