Que es la TAE

Un término con el que nos vamos a encontrar al contratar determinados productos financieros es la Tasa Anual Equivalente (TAE).  Este instrumento nos va a facilitar la comparación entre distintos productos financieros a partir de su homologación. Por tanto nos va a indicar el coste real o efectivo de un producto financiero determinado.

Siguiendo al Banco de España podemos definirla como “un indicador que, en forma de tanto por ciento anual, revela el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero, ya que incluye el interés y los gastos y comisiones bancarias”. En este sentido la Institución mencionada obliga a incluir este índice desde el año 1.990, en el que tiene lugar la publicación de la norma octava de ese periodo (8/1990) sobre “transparencia de las operaciones y protección de la clientela”

Debemos hacer hincapié en que este indicador se diferencia del tipo de interés, al que complementa, introduciendo en su fórmula como ya hemos apuntado en la definición los gastos y comisiones que el primero no incluye. Por tanto a la hora de valorar determinados productos financieros, con independencia de sus condiciones particulares,  la TAE será nuestro indicador de elección por delante del tipo de interés.

Como inversores podemos encontrarnos en situaciones donde sea muy importante saber tomar la decisión acertada ¿Qué debemos contratar? ¿Un depósito al 2% o uno al 3%? ¿Uno de estos depósitos o un paquete de acciones con reparto de dividendos anual en el entorno del 1,5%? ¿Será oportuno pedir un préstamo al 4% para poder financiar determinada operación de Bolsa?…

Es precisamente en este tipo de situaciones (y en otras muchas) donde la TAE jugará un papel importante como modelo homogéneo que permita comparar distintos factores matemático-financieros que nos pueden ayudar a tomar de forma más acertada decisiones sobre la gestión de nuestro capital.

Por tanto, el término TAE se consolida a partir de una fórmula matemática en la que se incorpora además del tipo de interés nominal, las comisiones y el plazo de la operación. Tipo, comisiones (como la de apertura o la de amortización en determinados casos) y plazo serán los componentes fundamentales que entren en juego a la hora de crear este indicador.

Hemos de apuntar también y en sentido contrario, que elementos no comprende la TAE. Así, los gastos por transferencia de determinados fondos, los gastos que deben ser abonados por terceros, los posibles corretajes, gastos notariales, impuestos y gastos por seguros o garantías.

Finalmente otros datos a tener en cuenta incluyen utilizar la TAE para comparar préstamos que sean del mismo plazo, ya que tiempos distintos conllevarán comisiones distintas; no comparar nunca un préstamo fijo con uno variable a partir de su TAE y por último tampoco deberán ser comparados mediante el mecanismo de la TAE los préstamos personales con los de tipo hipotecario que poseen gastos (que ya hemos comentado más arriba como los gastos notariales o los posibles seguros) no incluidos en el cálculo de la TAE.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Que es la TAE
Nombre del Articulo
Que es la TAE
Descripción
Que es la Tasa Anual Equivalente (TAE)
Autor
Organización
TB
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

error: El contenido está protegido por Copyright.