Rockefeller

Hay personajes que son capaces por sí solos de crear, prácticamente de la nada, todo un imperio económico. Es el caso de Rockefeller, que consiguió pasar de ser un sencillo contable a magnate del petróleo, en unos tiempos difíciles y complicados.

La realidad es que no deberíamos hablar de un solo Rockefeller, sino de toda una gran saga familiar que a lo largo de los años ha conseguido hacerse un nombre en el mundo financiero y social.

¿Quién no ha oído hablar de ellos?

Cuando nos referimos a alguien con dinero, al millonario por excelencia, al estereotipo, sin lugar a dudas nos viene a la cabeza, Rockefeller, uno de los hombres más ricos de la historia, que creó todo un imperio empresarial, como ya hemos adelantado, a partir de la industria del petróleo.

La familia Rockefeller es una dinastía norteamericana, famosa no sólo por encontrarse entre las más ricas del planeta, sino también por las actividades filantrópicas que han venido desarrollando a lo largo de su historia. Todo ello acompañado, como suele suceder, de pasajes oscuros, de sombras que en algún momento han empañado la reputación de sus integrantes.

Nos retrotraemos a su fundador, John Davison Rockefeller, (1839-1937) comerciante e inversionista con especial olfato para los negocios. Contable, tuvo una especial visión para poder ganar dinero a espuertas, invirtiendo en sus comienzos en varios negocios para acabar entrando en la industria petrolera, hasta crear su propio monopolio, con una firma imparable a la hora de expandirse y que absorbió a su alrededor a multitud de pequeñas y grandes refinerías.

Con el buen manejo de sus negocios, que se incrementaron a nivel nacional e internacional, consolidó su empresa, la Standard Oil Trust, apoderándose de más del 95% del petróleo americano, copando el mercado con su propio y único producto.

Al final, la SOT, fue disuelta tras una batalla legal con el gobierno de los Estados Unidos, pasando a convertirse en la nueva Standard Oil Company, que llegaría a ser una de las compañías más grandes, poderosas e importantes del mundo.

Una vez retirado, se dedicó de lleno a la filantropía. Buena prueba de ello podemos encontrarla en la Universidad de Chicago que fundó en 1891, así como el Instituto Rockefeller para la investigación médica en Nueva York (1901) e igualmente no debemos olvidar que años más tarde fundó también la Fundación Rockefeller (1913).

Tuvo un único hijo, John Davison Rockefeller Jr., (1874-1960) quien le sucedió al frente de los negocios familiares, y que se caracterizó por su lucha enconada contra los sindicatos obreros y la represión de las huelgas. Un punto oscuro y negativo en su trayectoria como empresario. Por lo demás, en un momento duro para sus compañías, supo recomponer sus finanzas a través de su holding, que más tarde fue disuelto.

En otro orden de cosas, impulsó la construcción del Centro Rockefeller de Nueva York en los años 30 y regaló a la ONU el solar donde actualmente hoy todavía se encuentra ubicada su sede. Finalmente se retiró para dedicarse a las obras sociales. Tuvo 6 hijos, los cuales en mayor o menor medida, siguieron con la trayectoria de sus antecesores. La primogénita, Abby (1903-1976), dedicó su vida a la filantropía y llevó una vida bastante discreta.

Al frente de los negocios le sucedió el mayor de sus hijos varones John D. Rockefeller III, (1906–1978), dedicándose igualmente a ellos y a la filantropía. Nelson (1908–1979), otro de sus hijos, y uno de los más conocidos entre todos ellos, se dedicó a la política, llegando a ser Gobernador de Nueva York, así como Vicepresidente de los EEUU. Parece obvio que su acaudalada posición, contactos y amistades le ayudaron enormemente a lanzar su carrera política.

Por último, ofrecerles una breve reseña de algunos otros componentes de la saga, hasta llegar al recientemente fallecido David Rockefeller.

Laurance Rockefeller (1910–2004): Fue un importante financiero, que se dedicó fundamentalmente al sector bursátil,  destacando en el campo de los capitales de riesgo, ocupándose, de igual manera que el resto de sus hermanos,  a fundar instituciones culturales y filantrópicas.

Winthrop Rockefeller, (1912–1973): Como su hermano Nelson, se dedicó igualmente a la política, llegando a ser Gobernador de Arkansas. En cualquiera de los casos, continuó con el gusto por la filantropía, que acabó por convertir en una tradición familiar y que le llevó a crear distintas asociaciones y fundaciones benéficas.

David Rockefeller, (1915–2017): Trabajó como banquero, fue empresario e igualmente como el resto de la familia, se dedicó a la filantropía. Fue uno de los presidentes más conocidos de la mítica firma JP Morgan Chase. Tras el fallecimiento de sus hermanos, se convirtió en la cabeza visible de la familia, manejando los negocios de la saga hasta el final de sus días.

Una familia cuya fortuna empezó con el petróleo y que se consolidó a través de la banca, expandiendo su influencia a lo largo de más de cien años con algunos integrantes apasionados por el arte y las obras sociales. Toda una saga repleta de personajes interesantes e historias, empañadas a veces por la luz difuminada del dinero en exceso. Los Rockefeller.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Rockefeller
Nombre del Articulo
Rockefeller
Descripción
Biopic de la familia Rockefeller.
Autor
Organización
TB
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

error: El contenido está protegido por Copyright.