Stop Loss

El Stop Loss es básicamente una orden de venta con unas características muy determinadas. En el fondo de este concepto subyace la idea de poder contar con una herramienta efectiva que provea al especulador de un medio con el que actuar frente, por ejemplo, a una bajada del mercado que nos puede hacer perder gran parte de nuestra inversión inicial. Pues bien esta orden Stop Loss lo que hará será sencillamente sacarnos del mercado cuando se cumplan las condiciones que hayamos previsto para el caso concreto.

El sentido del Stop Loss es vender si las cotizaciones bajan hasta un nivel de pérdidas que consideramos asumible y evitar que el mismo pueda acabar con toda o gran parte de nuestra posición, es decir evita que puedan ser generadas perdidas mayores. Puede traducirse como “Alto a las perdidas” Este tipo de órdenes, técnicamente consiste en el envío a la Bolsa de la misma, con su activación (o cumplimiento, o ejecución) supeditada a que se observe la condición delimitada por el usuario y que consiste en marcar o fijar el precio de activación de la misma. Podemos verlo con un sencillo ejemplo:

Enviamos al mercado una orden de compra de 1000 títulos de Telefónica (hoy Movistar) a precio limitado de 19 euros la acción. Pues bien junto con esta orden de compra introducimos también nuestro Stop Loss determinado en 18,50 euros. Esto quiere decir, que una vez adquiridos nuestros títulos si el mercado cae hasta los 18,50 euros (que es el punto de activación de nuestro Stop Loss, o momento de ejecución de la venta automática) los mismos se pondrán a la venta en el mencionado precio, con lo cual reduciremos nuestras pérdidas a 50 céntimos por acción (que no es poco, aunque en este caso simplemente se trata de un ejemplo algo exagerado, centrándonos más en el afán de comprensión de la figura que en la propia adecuación a la realidad del mismo) lo cual nos podrá salvar de perdidas mayores si el mercado sigue bajando y finalmente, en los siguientes días, acaba por tener nuestra acción una cotización de 17,90 euros. Es decir nos ayuda de una manera racional a limitar nuestras pérdidas.

Generalmente los distintos brókeres (o brokers según guste) usan condiciones de activación lógicas cuyo contenido puede ser “mayor o igual” o “menor o igual” siempre referidas a un precio determinado.

Las órdenes Stop Loss tienen diversas variaciones que iré explicando en sucesivas entregas centrándonos en esta ocasión en las adjetivadas como “dinámicas” o Stop Loss dinámico. En su variante más sencilla se usa en las tendencias alcistas prolongadas en donde llega un determinado momento (que cada operador debe definir) en el que se hace necesario, (a veces dentro de una situación normal de mercado) vender para poder materializar las correspondientes plusvalías. En esta situación si procedemos a vender en un punto determinado y el mercado sigue subiendo sus cotizaciones durante cinco o seis días más, después de nuestra venta lo mas probable es que hayamos perdido una parte considerable de ese, todavía, movimiento alcista.

Lucrus Cesans por tanto. Pues bien el Stop Loss dinámico nos ayuda a mantenernos en el mercado durante parte de ese tiempo, moviendo su punto o condición de activación hacia arriba y vendiendo solo cuando se dan las condiciones establecidas para ello.

En resumen este tipo de orden opera colocándose (el Stop Loss) al nivel correspondiente al cierre de dos sesiones (por ejemplo) anteriores a la actual en la que nos encontramos. Cada día si la cotización sube, nuestro Stop Loss subirá también (por eso es dinámico) ya que siempre marcaremos como punto o condición de activación el valor de cierre de las dos sesiones de bolsa anteriores. Pues bien cuando llegue el momento en que el mercado retroceda y alcance los valores fijados para el Stop Loss dinámico (es decir el precio de cierre de la penúltima sesión de bolsa) entonces se producirá el disparo o activación de la venta, por lo que habremos perdido muy poco movimiento a favor del mercado. Como puede observarse en este caso la estrategia es bien diferente a la anterior, es decir a la del Stop normal o no dinámico, ya que su lógica de uso es bien diferente.

Por último decir que la aplicación de este tipo de órdenes de bolsa condicionadas no es del todo pacifico en cuanto a las distintas opiniones de los expertos, de esta forma una gran mayoría recomienda su uso, es mas incide acerca de la necesidad de operar siempre con dichas ordenes, pero en cambo un sector minoritario opina que en determinadas ocasiones el uso de este tipo de ordenes evita que se materialicen mayores plusvalías, lastrando todo el sistema con la imposibilidad de obtener ganancias mayores dada la salida (condicionada, eso sí) del mercado. Este dato debe ser tenido muy en cuenta ya que el mercado al realizar las pertinentes correcciones en una determinada tendencia alcista puede “engañarnos” forzando a ejecutar nuestro Stop Loss, dejándonos fuera del mismo y evitando así que disfrutemos (palabra mágica) de mayores plusvalías.

Todo depende, por tanto, de nuestra dedicación y de lo encima que estemos de nuestras operaciones, sobre todo en las intradiarias, en donde como he apuntado, una orden de este tipo puede volverse, en cuestión de minutos en nuestra peor enemiga. Así pues, prudencia.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Stop Loss
Nombre del Articulo
Stop Loss
Descripción
Las órdenes Stop Loss.
Autor
Organización
TB
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

Un comentario sobre “Stop Loss

Comentarios cerrados.

error: El contenido está protegido por Copyright.