André Kostolany

Hace poco les presentábamos en el Magazine, algunos de los hombres más emblemáticos de las finanzas, en esta ocasión nos centraremos sobre otro protagonista bursátil no menos interesante que el resto.

Para los que estamos familiarizados con la bolsa, André Kostolany nos parece todo un personaje. Sólo unos pocos tienen el don de sacar dinero de la nada. Gracias a su astucia y sagacidad parecen estar tocados por la diosa fortuna, exprimiendo al máximo las grandes oportunidades que pocas veces se presentan en el mundo de las finanzas y los mercados.

Conozcamos un poco más a este personaje nacido en Budapest en 1.906, que a pesar de haber estudiado filosofía e historia del arte, marcó un hito en el mundo de las inversiones.

Siendo todavía un joven prometedor, su padre le envió a París a trabajar como agente de cambio y bolsa. Fue allí donde comenzó su carrera como especulador, ganando bastante dinero con sus inversiones durante el crack bursátil del 29, operando casi siempre en posiciones cortas.

En 1.940, cuando los alemanes ocuparon Francia, huyó a los Estados Unidos debido sus raíces judías. Pasados diez años, volvió a la Alemania de la postguerra, logrando hacer nuevamente fortuna gracias al boom económico posterior, invirtiendo fundamentalmente en la reconstrucción del país teutón. Dedicó toda su vida a especular en los mercados bursátiles.

Su forma de invertir, por decirlo de alguna manera, a contra corriente, se basaba en la opinión contraria. O tal vez directamente en hacer algo distinto a los demás dado su excéntrico carácter. Cuando la mayoría de los inversores presos del pánico, vendían para desprenderse de todo por miedo al crack, él al revés que el resto del mundo, compraba, para inmediatamente después volver a vender todo en plena euforia alcista.

De entre sus operaciones bursátiles o financieras, podemos destacar la de los empréstitos de la compañía Young. Listo como un lince y conocedor de la mentalidad alemana, divisó una oportunidad y compró en la bolsa de París, empréstitos de dicha empresa al 5,5%. Una apuesta arriesgada que le podría haber llevado a la ruina total. Años más tarde, cuando surgió la nueva Alemania, los mismos títulos que compró a 250 francos franceses cotizaban a más de 30 mil cada uno. Toda una operación milagro.

Su mejor legado fueron sus múltiples publicaciones, en las que cuenta sus aventuras bursátiles de forma amena y como no podía ser de otra manera, plagadas de increíbles anécdotas. Por citar alguna de estas publicaciones, quizás la más conocida de todas ellas, traemos al caso un pequeño pero curioso libro: “El fabuloso mundo del dinero y la Bolsa”, donde narra sus experiencias sobre el funcionamiento del mercado, de la bolsa y de los personajes que se entrecruzan en el mismo, en una suerte de teatro mundano plagado de intrigas.

Es un libro que no cansa, porque trae innumerables historias, describiendo muchas situaciones que todavía hoy en día, siguen siendo absolutamente reconocibles. Una lectura muy recomendable para todos aquellos interesados en el trading.

Una de sus más conocidas y célebres citas es: “Si en el mercado hay más tontos que papel, la bolsa sube. Si hay más papel que tontos, la bolsa baja”, cita que podemos encontrar en alguna ocasión repetida a lo largo de nuestro Magazine, en distintos artículos y reportajes.

Gran amante del arte y de la buena vida, se codeaba con lo más granado de la sociedad de aquella época, entre los que se encontraban el compositor Richard Strauss o el escritor Hemingway, así como otros muchos artistas, pintores o filósofos. Además, por supuesto de empresarios, financieros o banqueros de renombre.

Su vida estuvo plagada de excentricidades y de lujo. Murió en París a la edad de 93 años gozando de plenas facultades mentales.

Un personaje que nunca pasará de moda en el mundo de la bolsa. O como él decía, en el fabuloso mundo del dinero y de la bolsa.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
André Kostolany
Nombre del Articulo
André Kostolany
Descripción
Biopic del inversor André Kostolany
Autor
Organización
Todos a la Bolsa
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

error: El contenido está protegido por Copyright.