Grandes Timos en la Bolsa

Al igual que en el mundo del arte han existido grandes timadores de guante blanco, en la bolsa no se iban a quedar atrás. En esta ocasión queremos presentar a nuestros lectores las ‘hazañas’ de cuatro de los más grandes timadores del mundo de la bolsa y los mercados. Obviamente esta es una lista abierta que iremos completando en posteriores artículos. De momento nos vamos a centrar en Jordan Belfort, Bernard Madoff, Carlos Ponzi y David Walsh.

Jordan Belfort

Entre los muchos delincuentes bursátiles destaca entre los más conocidos Jordan Belfort, (1.962) nacido en el Bronx (Nueva York), bróker y famoso por haber sido acusado por manipulación del mercado de valores, lavado de dinero y otros muchos delitos relacionados con las altas finanzas.

Belfort se graduó en Biología y después de ocupar su tiempo en trabajos que no llegaron a buen puerto, comenzó su carrera como corredor de bolsa, siendo en la década de los 90 cuando fundó la compañía Stratton Oakmont, empresa de brókeres que vendía acciones a centavo y estafaba a los inversores con valores fraudulentos.

Mientras ejercía de presidente de la compañía también dedicaba su tiempo libre a organizar fiestas en las que el alcohol y las drogas corrían sin cesar. La empresa participó en la emisión de nuevas acciones por valor de más de mil millones de dólares incluyendo alguna OPV capciosa.

La popularidad alcanzada por la empresa inspiró un par de películas, entre ellas ‘El Lobo de Wall Street’ interpretada por Leonardo Di Caprio y dirigida por Martin Scorsese, donde se narraba la vida de un joven que aprendió que lo más importante no era hacer ganar dinero a sus clientes sino, ser ambicioso y llevarse una buena comisión. Actualmente se dedica a dar conferencias para enseñar sus conocimientos sobre bolsa y tras su estancia en prisión ha sacado al mercado dos libros autobiográficos.

Bernard Madoff

Bernard Madoff, nacido en 1.938 en Nueva York, banquero y presidente de la firma de inversión que lleva su nombre (una de las más importantes de Wall Street en su momento) ha pasado a la historia no por sus logros bursátiles o financieros sino por ser uno de los mayores estafadores que ha dado la bolsa. En diciembre de 2.008 fue detenido y acusado de fraude ya que su firma operaba bajo un sistema piramidal. La misma historia de siempre.

Este tipo de estafa piramidal, consiste en pagar las rentabilidades prometidas con el dinero que va entrando gracias a los nuevos clientes del fondo de inversión. Es una pirámide invertida, de tal forma que en la base se encuentra el primer inversor y éste va recibiendo ganancias de los accionistas que entran. Cuando dejan de entrar nuevos clientes, la pirámide hace aguas. La llamada estafa piramidal es un esquema de negocios en el cual los participantes recomiendan y captan más clientes con el objetivo de que los nuevos inversores produzcan beneficios a los participantes originales. Es un sistema de fraude que ya tiene más de 100 años. El sistema que usó Madoff para llegar a la bancarrota fue un método que se conoce desde tiempos inmemoriales como “esquema Ponzi”.

Su tapadera era la sociedad que fundó en 1.960 y que servía para captar las inversiones de personas con posibles. Ofrecía unos grandes beneficios, entre el 10 y el 12%. Captaba nuevos clientes por la alta rentabilidad que ofrecía y como fue presidente del índice Nasdaq de Estados Unidos, uno de los más importantes del mundo, ¿quién iba a dudar de él?  Se sabe que atraía nuevos clientes por su prestigio, gracias al cual se codeaba con lo más granado de la sociedad estadounidense.  Los inversores creían que ganaban dinero a espuertas porque la bolsa subía y subía, pero la realidad más cruda se impuso finalmente.

Con este sistema estafó más de 60 mil millones de dólares. Se le consideraba uno de los mejores inversores de Wall Street. Pero el caso es que los beneficios que obtenían sus clientes no eran de las operaciones financieras, sino de lo aportado por las nuevas entradas, es decir representaba a la perfección el modelo y funcionamiento del clásico sistema piramidal.

Un requisito ‘sine qua non’ para que el negocio funcionase era que se fueran sumando clientes de manera ilimitada. Hasta la explosión de la burbuja inmobiliaria todo iba sobre ruedas, el dinero fluía, había inversores por doquier. El segundo requisito era que no todos quisieran retirar sus fondos a la vez.

Pero, lamentablemente, en 2.008 tiene lugar la gran crisis mundial, la mayor crisis desde el Crash del 29, momento en el que todos los inversores quisieron recuperar sus ahorros a la vez, sumándose a esto la inexistencia de especuladores que quisieran invertir, todos reclamaban su dinero, saliendo el trágico entramado a la luz. Lo que después ocurrió es de todos conocido.

A día de hoy, sigue en prisión con una condena de 150 años. No solamente estafó a particulares y pequeños inversores, pequeñas entidades y grupos inversores sino a gigantes de la banca mundial, fundaciones, organizaciones caritativas, conocidos, amigos y grandes fortunas.

Carlos Ponzi

Otro ejemplo de gran estafador fue Carlos Ponzi, al que le debemos el dudoso honor de popularizar la estafa de la pirámide, hoy también conocida como “esquema Ponzi”.

Carlos Ponzi, italiano nacido en 1.882, emigró a Estados Unidos. Fue un famoso delincuente especializado en estafas, creador del sistema piramidal, que promete el pago de magníficos rendimientos, aunque la realidad es bien distinta puesto que termina siendo una estafa en la cual las ganancias solamente llegan a los primeros inversionistas, justo hasta el momento en que la cadena se rompe. Entonces todos pierden su dinero.

Después de pasar por algunos trabajos ocasionales, terminó un par de veces en prisión. Fue a raíz de un correo que recibió desde Italia, donde descubrió que los cupones de respuesta internacional de correos se podían vender en Estados Unidos más caros que en el extranjero, ocasionando el tipo de cambio alguna ganancia en determinadas situaciones… aprovechándose de esto (y de la ignorancia de la gente) hizo correr la especie a su favor, desatando algunos rumores al respecto. Dada la natural tendencia a la avaricia de la condición humana, consiguió tentar a muchos con una parte del “pastel” a repartir, incautos que finalmente apoyaron a Ponzi con su capital. Obviamente ‘trabajaba’ con distintos alias.

Vio que podía hacer negocio (abusando de sus paisanos) gracias a los cupones que los inmigrantes italianos enviaban a sus familias, cupones que cambiados por dinero permitían responder a las cartas. Prometía a sus clientes cerca del 50% de beneficios dentro de un plazo de 45 días. Creó la empresa SEC (Securities Exchange Company) dedicándose a repartir cupones y enriqueciéndose, por supuesto, a costa de los estafados. Vivió sus últimos días en la miseria, en Brasil, muriendo en 1.949.

El esquema de Ponzi ya se utilizaba antes y como dato curioso diremos que el italiano no fue el creador de la fórmula, aunque sí la hizo famosa. En nuestro país, la primera operativa conocida de este tipo, se llevó a cabo, supuestamente, por Baldomera Larra, hija de uno de los más importantes exponentes del Romanticismo español, Mariano José de Larra y Sánchez de Castro.

David Walsh

Otro fraude muy sonado en la historia de la bolsa de materias primas, en este caso de la minería, fue llevado a la pantalla grande con el título de “Gold”  interpretado por Matthew McConaughey. Todo empezó con una compañía minera canadiense Bre-X, fundada en 1.989 por David Walsh, (1.945) sin actividad ni beneficio alguno.

Dicho personaje, agente de bolsa y empresario, se asoció con un geólogo, compraron un pedazo de tierra en la jungla de Indonesia (conocido como el Yacimiento de Busang) y esparcieron el rumor de que en él se encontraba uno de los yacimientos más grandes de oro del mundo, cuando allí no había ni una sola pepita de tan codiciado metal.

Contrataron a otro geólogo para que certificara que en dicho yacimiento había más de seis mil toneladas de oro, casi el 8% de las reservas mundiales del metal precioso. A mediados de los años noventa, cuando la edad dorada de la burbuja, las bolsas subían sin parar, era la época donde todo valía y nada se cuestionaba. Corrió la voz de su “descubrimiento” y nadie comprobó la veracidad de sus palabras y sus acciones empezaron a subir como la espuma.

A finales del 95, las acciones valían poco más de dos dólares canadienses y en mayo del 96, marcaron un pico de 275 dólares canadienses. Todos desconocían la verdad, en la jungla de Indonesia no había más que falsas promesas.

La gran mentira se destapó en el año 97 cuando otra gran compañía minera, conocida mundialmente, tuvo la genial idea de inspeccionar la supuesta mina del tesoro dando a conocer que había cantidades insignificantes del mismo. Una semana antes el propio Walsh declaró que había cerca de 70 mil toneladas del metal precioso.

Al día siguiente, las acciones de Bre-X, cayeron en picado un 80% en la bolsa de Toronto. El yacimiento que todos creían que era el mayor hallazgo de oro de la historia era simplemente un pedazo de tierra sin valor en medio de la jungla de Borneo. La empresa minera llegó a crecer tanto en tan poco espacio de tiempo que fue incluida en el TSE 300, el mayor índice bursátil de Canadá, en el que se agrupaban las mejores empresas recomendadas por los mejores y más importantes brókeres del país y que luego resultó ser todo un fiasco. Finalmente Walsh acabo sus días por un aneurisma en su casa de Las Bahamas.

Estos son algunos de los timadores más conocidos de los que hemos oído hablar, pero no están todos ya que hay muchos más. En próximas entregas seguiremos hablándoles acerca de los máximos representantes de los bajos fondos bursátiles, su vida y sus historias. Simplemente lamentable.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Grandes Timos en la Bolsa
Nombre del Articulo
Grandes Timos en la Bolsa
Descripción
Historia de algunos timadores de la Bolsa.
Autor
Organización
Todos a la Bolsa
Web

Todos a la Bolsa

Magazine de Inversión, Mercados y Finanzas

error: El contenido está protegido por Copyright.