Qué es el Blockchain

¿Qué es el Blockchain? Muchos son los aspectos de nuestra vida que han mejorado drásticamente con el paso de los años gracias a la tecnología. Antes la única forma de enviar una carta era por correspondencia, ahora podemos hacerlo de múltiples formas: WhatsApp, Telegram, Gmail, Twitter… entre otras muchas, siendo estas aplicaciones de distinto tipo, pero consiguiendo cumplir un mismo objetivo: entregar un mensaje. Lo mismo pasa con los coches, con las fotografías y un largo etcétera de ámbitos en los que la tecnología ha traído una mejora sustancial al concepto en sí.

Por todo ello nos gustaría explicaros un punto más de avance dentro de muchas áreas: el Blockchain.

Para hacer fácil la explicación, haré alusión a un término contable muy conocido, especialmente para todos aquellos que tengan formación económica… el libro mayor. Un libro mayor es simplemente un “papel” en el que se van anotando los flujos de dinero. En él se escribe de dónde viene el dinero y a dónde va. Para que nos entendamos, es un registro. En este registro quedan grabadas las operaciones que una empresa realiza. Por ejemplo, si una empresa compra un terreno, lo registrará en su libro mayor diciendo que sacará 100.000 euros de su caja para pagar un terreno por ese importe. Ahora la operación ha quedado registrada en el libro, habiendo un objeto al que acudir que muestra ese asiento contable para futuras cuentas y balances.

Esto es genial, y la contabilidad basa parte de su concepto en esto. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando el contable decide falsear unos datos? Si sólo hay una copia de ese libro, lo único que tendrá que hacer es modificar con cierto arte ese registro y, a menos que alguien investigue específicamente esto, no debería darse nadie cuenta del error. Es aquí donde empieza a cobrar sentido el objeto de este artículo.

Por otro lado tenemos Blockchain, que es una cadena de bloques. De forma natural, la pregunta que viene a continuación será… ¿y qué es una cadena de bloques? Para no hacerlo excesivamente técnico, simplemente diré que es una parcela donde hay un libro mayor (de esos de los que anteriormente hablábamos). Dentro de este libro están anotadas una determinada cantidad de datos, es decir, información pura y dura. A lo largo de esta cadena y de los cientos, miles o millones de bloques que la formen, se va a registrar las mismas operaciones contables. Antes, una empresa compraba un terreno y se anotaba en un libro. Ahora, una empresa compra un terreno y se anota en 10.000 libros (por poner una cifra).

¿Qué nos permite esto? Pues que mientras antaño un contable podía hacer un cambio, y como no había más copias de ese libro, no se podía contrastar la información, siendo éste la fuente única y principal de datos, en Blockchain este contable cambiará unos datos dentro de un bloque a su favor, sin embargo la red, al contrastar los datos, verá que hay 9.999 libros mayores que dicen que un dato es X y sólo uno (el falso) que dirá que el dato es Y, por lo que desechará esta información. De esta forma, descentralizamos el registro de datos y ponemos, por decirlo de alguna manera, miles de servidores de información a la vez en funcionamiento, verificando el registro de esas operaciones. Por ello tenemos una de las principales características del Blockchain, la inalterabilidad, teniendo unas fuentes de datos seguras, de mayor confianza y sobre todo más eficientes.

Dentro de este planteamiento surgen otros problemas, como por ejemplo la propia seguridad del sistema, el orden de recepción de datos, etc… Para apagar los distintos fuegos se crea todo un sistema de ingeniería informática derivado de un pequeño planteamiento, la prueba de trabajo. Para que la comunidad adopte un dato y cambie el registro de toda la red es necesario que cada transacción sea aprobada una a una. Para solucionar esto (pues es de todo menos fácil) se necesita un consenso, lo que nos permite filtrar y no caer en posibles fraudes al necesitar que todos y cada uno de los usuarios que van generando datos den su visto bueno. Para ello se crea esta prueba de trabajo, que no es más que un pequeño “enigma” que tiene que superar cada modificación. Esto necesita un coste computacional, es decir, un tiempo y una energía para poder descifrar este criptoenigma. En este punto muchos habréis oído que recientemente ha habido una crisis (y seguimos en ella) de tarjetas gráficas y en general microchips. La necesidad de superar esta prueba cada vez que queramos la aprobación de nuestro dato nos lleva a la obligación de, para subir muchos datos, tener algo que pueda afrontar una gran carga computacional.

¿Cómo se solventa? Añadiendo tarjetas gráficas a tu “granja”, término que hace referencia a esos lugares físicos con cientos de gráficas conectadas para hacer frente a este costo, en un símil a las clásicas granjas de vacas para la extracción de leche. Volviendo al punto clave del que hablamos, este puzzle resuelto se basa en la búsqueda específica de ciertos números dentro de un código Hash (código compuesto por 64 caracteres en el caso del SHA-256). Este código es un algoritmo que nos permite introducir una serie de datos (los que el usuario quiere subir a la red, un input) y transformarlos en esta consecución de caracteres, creando un código único en el mundo en función a las características del input. La prueba criptográfica será buscar un determinado número de ceros al principio de este código Hash. Al encontrarlo, superas el enigma y poder subir el dato. A esta gente se les denomina mineros, y a los datos subidos en esa operación, un bloque minado. De esta forma solventamos diversos problemas, filtramos, creamos un orden de entrada y una aprobación común, todo gracias a esta “proof of work”. Además, cada bloque contendrá una serie de datos extra como el hash del bloque anterior y el hash del siguiente bloque, eliminando la opción de modificación de otros hash o duplicidad en la red. En líneas generales este es el funcionamiento de una cadena de bloques.

Sobre esta base existen diferentes tipos de redes de Blockchain, así como aplicaciones muy diversas (desde las criptomonedas a inteligencia artificial mismamente), teniendo una utilidad gigantesca a la hora de desarrollar usos dentro de infinitas áreas, y es que blockchain no vale únicamente para anotar datos, la transferencia de activos sin intermediarios y descentralizada es un componente primordial para muchos futuros (y otros actuales) negocios. Es por esto, y siendo una explicación muy sencilla y corta del funcionamiento de Blockchain, el motivo de que haya supuesto un cambio tan importante en el mundo de la tecnología aplicada.

Artículo escrito para TODOS A LA BOLSA

Sumario
Qué es el Blockchain.
Nombre del Articulo
Qué es el Blockchain.
Descripción
Qué es el Blockchain. Introducción.
Autor
Organización
Todos a la Bolsa
Web